Sakura Creative Mind: Pollo asado con salsa melosa de mandarinas y pomelo

23/2/14

Pollo asado con salsa melosa de mandarinas y pomelo

Por alguna razón que desconozco, me he aficionado a escribir los domingos.
A pesar de no gustarme, os encuentro particularmente relajantes para dedicarme a escribir y poner las cosas en orden en el grupo del Reto 52 Weeks.

La semana pasa tocó fruta y como ya sabéis, yo soy mas de salados con lo que me marqué un tremendo gol con mi pollo asado con salsa melosa de mandarinas y pomelo.

Ahí es nada con el nombrecito, eh =)


Lo mejor de todo es la simplicidad que tiene el prepararlo.

Ingredientes:
1 Pollo.
9 - 10 Mandarinas aprox.
1 Pomelo.
6 Ajos tiernos aprox
1 cdta de Maicena.
1 cda de Azúcar Moreno.
1/2 cdta de Canela.
1 Patata y media por persona.
Romero fresco.
Sal y Pimienta al gusto.


Lo primero es pelar las patatas y cortarlas en cubitos.
A continuación, tendremos que ser un poco violentos con el pollo.
Lo pondremos boca arriba sobre una tabla para que no se nos resbale; colocaremos nuestra mano sobre el pecho y presionaremos con fuerza hasta que escuchemos el "crack" que produce el romperle el pecho (literalmente).
Con esto logramos que el sellado sea una superficie mucho más amplia.

Sal-pimentamos el pollo, y en una satén / wok ponemos un chorrito de aceite de oliva para "sellar" el pollo hasta que alcance un color doradito.


Una vez sellado; ponemos el pollo boca abajo en nuestra fuente, cortamos una mandarina a la mitad y pondremos ambas mitades dentro del pollo junto con un par de ramas de romero.

Repartimos las patatas a su alrededor, cortamos los ajitos tiernos, sal-pimentamos las patatas y le hacemos unas pequeñas incisiones en los laterales de las pechugas  (ver siguiente foto).



Tapamos con papel de plata y lo metemos al horno previamente precalentado a 250º durante unos 35 minutos.

Mientras tenemos el pollo en el horno, haremos la salsa.

Reservamos 2 mandarinas y con el resto y junto al pomelo, haremos un zumo que llevaremos a ebullición. 
Cuando rompa la ebullición, bajaremos el fuego y añadiremos el azúcar y la canela.
Removemos hasta que se disuelva bien el azúcar e incorporaremos la maicena y cuando comience a espesar, añadimos las 2 mandarinas en gajos que habíamos reservado.




Una vez pasado el tiempo del horno, sacamos la bandeja del horno, movemos las patatas de posición y bañamos el pollo con nuestra salsa de mandarinas.
*El hecho de haberlo horneado tapado previamente, hace que se creara una bolsa de calor con lo que el pollo se ha estado cocinando por dentro sin quedar reseco*


Quitamos el fuego de arriba del horno, bajamos la temperatura a 200º y volvemos a poner el pollo pero esta vez sin tapar durante unos 15 - 20 minutos.

Pasados los 20 minutos, sacamos la bandeja del horno y le damos la vuelta al pollo.
Lo bañamos nuevamente y lo devolvemos al horno durante otros 15 minutos.

Recordad que los tiempos de horneado son relativos ya que cada horno tiene vida propia con lo que deberéis vigilar un poco.
El mío, con estos tiempos estuvo listo.



Como podéis comprobar, el pollo ha quedado con un color tostadito precioso y las patatas estaban muy jugosas.
Las pechugas estaban cocinadas a la perfección, jugosas y con un color rosadito precioso.

Los sabores muy balanceados puesto que el toque del amargo del pomelo, un regustito ácido de la mandarina, el azúcar moreno ayudando a caramelizar, lo aromático de la pizca de canela...

Sabores rompedores, inesperados y sublimes. 

Un equilibrio que roza la perfección.

Espero que os haya gustado tanto como ha gustado en casa.

Un abrazo, y nos vemos en las redes  ;)



Blogging tips